Laringe

Es a la vez una parte de la vía aérea y el órgano esencial del habla. Se localiza por debajo de la faringe y se continua con la traquea. Se encuentra constituida por cartílagos y músculos, en ella se encuentran las cuerdas vocales encargadas de la fonación. Las enfermedades que en ella se presentan, por su localización, se manifiestan mediante alteración en la respiración, habla y dificultad para la deglución. Como el resto de los órganos vecinos, las patologías que asientan en la misma pueden ser de causas infecciosas, tumorales benignas o malignas inflamatorias inespecíficas.



Fosas nasales y senos paranasales

Las fosas nasales son dos cavidades separadas por un tabique, comunicadas con el exterior por las narinas, por encima de la cavidad bucal. Constituyen el tramo inicial del aparato respiratorio, sirviendo para la entrada y salida de aire (respiración), fonación (resonancia), acondicionamiento del aire y además contienen el sentido del olfato. Los senos paranasales son un conjunto de cavidades aéreas que se encuentran en los huesos frontales, esfenoides, etmoides, y maxilar superior, que se comunican con las fosas nasales. Estas cavidades son estructuras que influyen en la respiración, la fonación, el acondicionamiento del aire y la olfacción adecuados.



Faringe

La faringe es un conducto constituido por músculos y membranas, se extiende desde base del cráneo hasta el borde inferior de la 6ta vértebra cervical y se comunica hacia arriba con las fosas nasales, hacia adelante con la cavidad bucal y hacia abajo con la laringe y el esófago. En ella se encuentran las amígdalas palatinas y faríngeas (adenoides), tejidos especializados en la defensa inmunológica. Por su localización y constitución es asiento de múltiples enfermedades así como lugar de contacto frente a diversas agresiones externas. Las causas de las mismas pueden ser múltiples, entre las que se encuentran aquellas infecciosas, tumorales benignas y malignas, y respuestas inflamatorias inespecíficas.



Oido

Es un órgano que se encuentra especializado en el sentido de equilibrio y audición. Se divide en tres partes, oído externo, oído medio y oído interno. El oído externo, está compuesto de un pabellón auricular y el conducto auditivo externo. El oído medio está compuesto por la cavidad timpánica, la membrana timpánica, los huesecillos del oído (martillo yunque y estribo), y celdas mastoideas, así como la trompa de Eustaquio (comunicación del oído medio con la rinofaringe). El oído interno denominado laberinto, se divide a su vez en un laberinto óseo y membranoso. En él se encuentran receptores auditivos (cóclea o caracol) y receptores del equilibrio (sáculo, utrículo y conductos semicirculares).